A la hora de escribir un paper o realizar una traducción, es frecuente que surjan confusiones sobre los téminos referidos a la lengua. Por ello, consideramos importante hacer las siguientes aclaraciones:

Lengua materna (LM)

La definiremos como la primera lengua que aprende un ser humano en su infancia. De acuerdo con el Diccionario de términos clave de ELE del Centro Virtual Cervantes, disponible en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/lenguamaterna.htm, se la caracteriza por alguno de estos criterios:

  • es la lengua propia de la madre;
  • es la lengua habitual en el seno de la familia, transmitida de generación en  generación;
  • es la primera lengua que uno aprende, la lengua en la que uno empieza a conocer el mundo;
  • es la lengua en la que uno piensa, la que conoce mejor y en la que se comunica con mayor espontaneidad y fluidez y con menor esfuerzo, y, por todo ello, la lengua que uno prefiere emplear tanto en situaciones de máxima complejidad intelectual como en aquellas otras de máxima intimidad;
  • es la lengua que uno siente como propia, como parte de su identidad individual y de su propia comunidad.

Lengua segunda o segunda lengua (LS)

Es la que se habla en la comunidad que habita el que la aprende (situación de inmersión), o sea que el aprendiente tiene acceso directo a esa lengua en el lugar donde reside.

Ejemplo:

  • aprendizaje de español de inmigrantes chinos en Argentina, o
  • aprendizaje de inglés en Inglaterra por parte de un argentino.

Lengua extranjera (LE)

Es la lengua que se aprende en una comunidad en la que no hay presencia mayoritaria de hablantes de esa lengua, es decir se trata de aquella lengua a la que el  aprendiente  no tiene acceso directo en su comunidad lingüística habitual.

Ejemplo:

  • aprendizaje de inglés, francés, etc. en Argentina.