Muchas veces, cuando hablamos o escribimos,  somos redundantes sin darnos cuenta. Para dar mayor énfasis a lo que decimos, caemos en la repetición o el uso excesivo de palabras y conceptos.

Aquí te acercamos una lista de las redundancias más comunes para que puedas detectarlas antes de usarlas:

  • Falso pretexto
  • Lapso de tiempo
  • Público en general
  • Planes futuros
  • Reservar por adelantado
  • Saludo de bienvenida
  • Primera prioridad
  • Difícil dilema
  • Viejo proverbio
  • Vida orgánica
  • Proximidad cercana
  • Cooperación mutua
  • Fundador original
  • Monopolio absoluto
  • Completamente lleno
  • Completamente desnudo
  • Resultado final
  • Mi opinión personal
  • Experiencia previa
  • Volver a repetir.