El Concejo Municipal de Nueva York aprobó una medida que obliga a las cadenas farmacéuticas con más de cuatro tiendas en la ciudad a traducir las indicaciones escritas de sus medicamentos a la venta.

Además,  deberán brindar atención personalizada o telefónica a sus clientes y responderles todas sus consultas en los idiomas español, chino, coreano, ruso, polaco, italiano y creole (el idioma que se habla en Haití).

¿Por qué se tomó la medida? Por el peligro que significa el consumo indebido de medicamentos: las autoridades indicaron que, por ejemplo, la palabra “once” puede generar confusiones en las personas de habla española que no sepan inglés, ya que hace referencia a una única vez (en inglés) o al número  11 (en español).

La medida fue aprobada el 20 de agosto. Ahora, los farmacéuticos tendrán 90 días para prepararse y comenzar a brindar el servicio de traducción oral, y 120 días para traducir las instrucciones que den por escrito.

Fuente: Diario La Prensa NY